29/05/2024

Brasil Argentina Portal de Integração

Ordem Progresso União e Liberdade

Japón lanza un satélite de rayos X y un módulo de aterrizaje lunar "Moon Sniper"

6 minutos de lectura
El satélite y sus dos instrumentos observarán las regiones más calientes del universo, las estructuras más grandes y los objetos con la gravedad más fuerte, según la NASA. XRISM detectará luz de rayos X, una longitud de onda invisible para los humanos.

(CNN) — Un satélite revolucionario que revelará objetos celestes bajo una nueva luz y el módulo de aterrizaje lunar “Moon Sniper” despegó este miércoles por la noche.

El lanzamiento de la Agencia Espacial Japonesa, que fue reprogramado varias veces debido al mal tiempo, se produjo a bordo de un cohete H-IIA desde el Centro Espacial de Tanegashima a las 7:42 pm, hora de Miami, este miércoles, o a las 8:42 a.m., hora estándar de Japón, este jueves.
El satélite XRISM y el módulo de aterrizaje lunar se lanzaron desde Japón el 7 de septiembre. (JAXA/YouTube)
El evento se transmitió en vivo por el canal de YouTube de JAXA, ofreciendo transmisión tanto en inglés como en japonés.
El satélite XRISM (pronunciado “crism”), también llamado Misión de Espectroscopía e Imágenes de Rayos X, es una misión conjunta entre JAXA y la NASA, junto con la participación de la Agencia Espacial Europea y la Agencia Espacial Canadiense.
Suspenden el lanzamiento de un revolucionario satélite japonés y de su módulo de alunizaje justo antes del despegue La representación de un artista muestra cómo se verá XRISM una vez que esté en órbita. (Crédito: Centro de vuelos espaciales Goddard de la NASA)
A lo largo del viaje se encuentra el SLIM de JAXA, o el módulo de aterrizaje inteligente para investigar la Luna. Este módulo de aterrizaje de exploración a pequeña escala está diseñado para demostrar un aterrizaje «preciso» en una ubicación específica dentro de los 100 metros, en lugar del rango típico de kilómetros, basándose en tecnología de aterrizaje de alta precisión. La precisión dio lugar al apodo de la misión, Moon Sniper.
El satélite y sus dos instrumentos observarán las regiones más calientes del universo, las estructuras más grandes y los objetos con la gravedad más fuerte, según la NASA. XRISM detectará luz de rayos X, una longitud de onda invisible para los humanos.
Estudiar explosiones estelares y agujeros negros Algunos de los objetos y eventos más energéticos del universo liberan rayos X, razón por la cual los astrónomos quieren estudiarlos.
«Algunas de las cosas que esperamos estudiar con XRISM incluyen las consecuencias de las explosiones estelares y los chorros de partículas cercanas a la velocidad de la luz lanzados por agujeros negros supermasivos en los centros de las galaxias», dijo Richard Kelley, investigador principal de XRISM en el Goddard Space Flight Center de la NASA en Greenbelt, Maryland, en un comunicado. «Pero, por supuesto, lo que más nos entusiasma son todos los fenómenos inesperados que XRISM descubrirá mientras observa nuestro cosmos».
En comparación con otras longitudes de onda de luz, los rayos X son tan cortos que pasan a través de espejos en forma de plato que observan y recogen la luz visible, infrarroja y ultravioleta, como los telescopios espaciales James Webb y Hubble.
Con eso en mente, XRISM tiene miles de espejos anidados individuales curvos mejor diseñados para detectar rayos X. El satélite necesitará calibrarse durante unos meses una vez que alcance la órbita. La misión está diseñada para que funcione durante tres años.
La Agencia Espacial Europea activa su primer satélite detector de rayos desde el espacio XRISM contiene dos conjuntos de espejos especiales para detectar rayos X. (Crédito: Taylor Mickal/NASA)
El satélite puede detectar rayos X que tienen energías que oscilan entre 400 y 12.000 electronvoltios, lo que supera con creces la energía de la luz visible, de 2 a 3 electronvoltios, según la NASA. Este rango de detección permitirá estudiar los extremos cósmicos en todo el universo.
El satélite lleva dos instrumentos llamados Resolve y Xtend. Resolve rastrea pequeños cambios de temperatura que le ayudan a determinar la fuente, la composición, el movimiento y el estado físico de los rayos X. Resolve opera a -273,10 grados centígrados, una temperatura aproximadamente 50 veces más fría que la del espacio profundo, gracias a un recipiente de helio líquido del tamaño de un refrigerador.
Este instrumento ayudará a los astrónomos a descubrir misterios cósmicos, como los detalles químicos del gas caliente brillante dentro de los cúmulos galácticos.
“El instrumento Resolve de XRISM nos permitirá observar la composición de las fuentes de rayos X cósmicos en un grado que no había sido posible antes”, dijo Kelley. «Anticipamos muchos conocimientos nuevos sobre los objetos más calientes del universo, que incluyen estrellas en explosión, agujeros negros y galaxias impulsados por ellos, y cúmulos de galaxias».
Mientras tanto, Xtend proporcionará a XRISM uno de los campos de visión más grandes en un satélite de rayos X.
«Los espectros que recopile XRISM serán los más detallados que jamás hayamos visto para algunos de los fenómenos que observaremos», dijo Brian Williams, científico del proyecto XRISM de la NASA en Goddard, en un comunicado. «La misión nos proporcionará información sobre algunos de los lugares más difíciles de estudiar, como las estructuras internas de las estrellas de neutrones y los chorros de partículas cercanas a la velocidad de la luz impulsados por agujeros negros en galaxias activas».
El Moon Sniper pone su mirada en un cráter Mientras tanto, SLIM utilizará su propio sistema de propulsión para dirigirse hacia la Luna. La nave espacial llegará a la órbita lunar entre tres y cuatro meses después del lanzamiento, orbitará la Luna durante un mes y comenzará su descenso e intentará un alunizaje suave entre cuatro y seis meses después del lanzamiento. Si el módulo de aterrizaje tiene éxito, la demostración tecnológica también estudiará brevemente la superficie lunar.
El modelo de vuelo Smart Lander para investigar la Luna se puede ver en el Centro Espacial de Tanegashima. (Crédito: JAXA)
A diferencia de otras misiones recientes de aterrizaje que apuntan al polo sur lunar, SLIM tiene como objetivo un sitio cerca de un pequeño cráter de impacto lunar llamado Shioli, en las cercanías del Mar de Néctar, donde investigará la composición de las rocas que puede ayudar a los científicos a descubrir los orígenes de la Luna. El lugar de aterrizaje está justo al sur del Mar de la Tranquilidad, donde el Apolo 11 aterrizó cerca del ecuador lunar en 1969.
Después de Estados Unidos, la antigua Unión Soviética y China, la India se convirtió en el cuarto país en ejecutar un aterrizaje controlado en la Luna cuando su misión Chandrayaan-3 llegó el 23 de agosto cerca del polo sur lunar. Anteriormente, el módulo de aterrizaje lunar Hakuto-R de la compañía japonesa Ispace cayó 4,8 kilómetros antes de estrellarse contra la luna durante un intento de aterrizaje en abril.
La sonda SLIM tiene tecnología de navegación basada en visión. Lograr aterrizajes precisos en la luna es un objetivo clave para JAXA y otras agencias espaciales.
Las áreas ricas en recursos, como el polo sur lunar y sus regiones permanentemente sombreadas llenas de hielo de agua, también presentan una serie de peligros con cráteres y rocas. Las misiones futuras deberán poder aterrizar en un área estrecha para evitar estas características.
SLIM también tiene un diseño liviano que podría ser favorable a medida que las agencias planifiquen misiones más frecuentes y exploren lunas alrededor de otros planetas como Marte. Si SLIM tiene éxito, sostiene JAXA, transformará las misiones de «aterrizar donde podamos a aterrizar donde queramos».

fontes internacional