16/06/2024

Brasil Argentina Portal de Integração

Ordem Progresso União e Liberdade

Israel cierra un paso humanitario clave tras un ataque de Hamas y amenaza con la operación en Rafah

4 minutos de lectura
Los esfuerzos por un cese el fuego en El Cairo peligran; la ONU alertó sobre la hambruna en el norte de la Franja de Gaza

JERUSALÉN.– Después de un ataque con cohetes del grupo terrorista Hamas que dejó varios presuntos heridos, Israel cerró hoy el principal punto de cruce para entregar ayuda humanitaria a Gaza y prometió “una poderosa operación en un futuro muy cercano en Rafah y otros lugares en toda Gaza”.
La medida es un golpe a los esfuerzos de cese el fuego en El Cairo, mediados por Egipto y Qatar, después de que se informaran signos de avances. Israel no ha enviado una delegación, a diferencia de Hamas, y el ministro de Defensa, Yoav Gallant, dijo que “vemos señales de que Hamas no tiene intención de llegar a ningún acuerdo”.
El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, bajo presión de los partidarios intransigentes de su gobierno, siguió reduciendo las expectativas de un acuerdo de alto el fuego y calificó de “extremas” las demandas de Hamas, incluida la retirada de las fuerzas israelíes de Gaza y el fin de la guerra. Eso equivaldría a la rendición tras el ataque de Hamas del 7 de octubre que desencadenó la guerra, dijo Netanyahu.
En cambio, su gobierno prometió nuevamente continuar con una operación militar en Rafah, la ciudad más al sur de Gaza en la frontera con Egipto, donde según Israel Hamas tiene los batallones que le quedan, pero donde más de la mitad de los 2,3 millones de residentes de la Franja de Gaza ahora buscan refugio de los ataques israelíes. Rafah es un punto de entrada clave para la ayuda.
Kerem Shalom, ahora cerrado, es otro. El Ejército israelí informó que se lanzaron 10 proyectiles contra el cruce y dijo que sus aviones de combate atacaron más tarde la posición que los lanzó. Hamas dijo que estuvo atacando a soldados israelíes en la zona. El Canal 12 de la televisión israelí dijo que 10 personas resultaron heridas, tres de ellas de gravedad. No estaba claro cuánto tiempo estaría cerrado el cruce.
El ataque se produjo poco después de que el jefe del Programa Mundial de Alimentos de la ONU afirmara que había una “hambruna en toda regla” en el norte de Gaza, gravemente afectado, una de las advertencias más destacadas hasta el momento sobre el costo de las restricciones a la entrada de alimentos y otro tipo de ayuda al territorio. Los comentarios no fueron una declaración formal de hambruna.
Las enormes necesidades humanitarias de la Franja de Gaza aumentaron la presión sobre las conversaciones de alto el fuego. Funcionarios egipcios y de Hamas han dicho que el acuerdo que se está discutiendo exige una pausa prolongada en los combates a cambio de la liberación de los rehenes israelíes retenidos por Hamas. Pero las partes siguen en desacuerdo sobre si incluir el fin de la guerra y la retirada completa de las tropas israelíes de Gaza.
En este contexto, cuatro personas de la misma familia murieron por un bombardeo israelí en el sur de Líbano, indicó un medio de comunicación oficial, un ataque al que Hezbollah afirmó haber respondido disparando “decenas de cohetes” contra el norte de Israel.
La frontera entre Israel y Líbano ha sido escenario de intercambios de disparos casi diarios entre el ejército israelí y el movimiento islamista libanés Hezbollah, aliado del Hamás palestino, desde el inicio de la guerra en Gaza el 7 de octubre.
Facciones palestinas y otros grupos aliados también reivindicaron ataques desde Líbano contra Israel.
El bombardeo israelí mató a “cuatro personas de una misma familia” en el pueblo de Mays al Jabal, indicó la agencia oficial de noticias libanesa (ANI), actualizando un balance anterior de tres víctimas.
Se trata de un hombre, una mujer y sus hijos de 12 y 21 años, precisó ANI, añadiendo que otras dos personas resultaron heridas.
Una fuente de seguridad libanesa confirmó, bajo condición de anonimato, que el ataque mató a “cuatro civiles”.
El jefe del municipio de Mays al Jabal, Abdelmoneim Chukeir, había informado anteriormente de la muerte de “una pareja y su hijo pequeño”.
Según ANI, los habitantes del pueblo inspeccionaban sus casas y tiendas, que habían resultado dañadas en bombardeos anteriores, en el momento del ataque. Los heridos fueron trasladados a hospitales de la región.
Poco después, Hezbollah afirmó en un comunicado que había disparado “decenas de cohetes Katyusha y Falaq” contra Kiryat Shmona, en el norte de Israel, “en respuesta al horrible crimen que el enemigo israelí cometió en Mays al Jabal”.
El Ejército israelí declaró que detectó unos cuarenta cohetes disparados desde Líbano, “algunos de los cuales fueron interceptados”. “Por el momento, no se ha informado de víctimas”, añadió.
El sábado por la noche, Hezbollah también reivindicó disparos contra posiciones militares en el norte de Israel.
El ataque transfronterizo de Hamas el 7 de octubre mató a unas 1200 personas y tomó como rehenes a otras 250. Israel dice que los milicianos todavía retienen a unos 100 rehenes y los restos de unas 30 personas más. Netanyahu está bajo mucha presión de las familias de algunos rehenes para poner fin a la guerra y liberar a los rehenes.
La ofensiva aérea y terrestre de Israel mató a más de 34.500 personas, según funcionarios de salud palestinos, que no diferencian entre civiles y combatientes, pero dicen que las mujeres y los niños constituyen la mayoría de los muertos.
Israel culpa a Hamas de las muertes de civiles, acusándolo de ocultarse en zonas residenciales y públicas. El Ejército israelí dice que abatió 13.000 milicianos, sin proporcionar pruebas que respalden esa afirmación.
Agencias AP y AFP
Fuentes ARG