29/05/2024

Brasil Argentina Portal de Integração

Ordem Progresso União e Liberdade

Austria se une a Francia y amenaza con bloquear el acuerdo UE-Mercosur por cuestiones medioambientales

5 minutos de lectura
Em reunião, representantes dos dois países dizem que pacto pode ampliar desmatamento na Amazônia e mina objetivos climáticos do bloco

Pará PA 22 12 2020 A Polícia Federal anunciou, ontem, ter feito “a maior apreensão de madeira nativa da história do Brasil”. Ao longo de vários dias, os agentes apreenderam 43,7 mil toras, com 131,1 mil metros cúbicos de madeira bruta, extraída de uma área de 20 mil quilômetros quadrados. Ela fica no extremo oeste do Pará, na divisa com o vizinho Estado do Amazonas. São as duas maiores unidades federativas do país (em conjunto, ocupam um quarto do território nacional).Só a madeira já computada é mais do que o dobro da maior apreensão anterior, efetuada 10 anos atrás, em 2010. Foram 65 mil metros cúbicos de madeira, retirada da Reserva Extrativista (Resex) Renascer, também no oeste do Pará.foto PF (via Amazonia Real)

La Unión Europea tardó casi dos décadas de negociaciones para concluir el mayor acuerdo comercial con los países del Mercosur. Pero, a pesar de la solemnidad de su suscripción, su aplicación aún no está garantizada. La resistencia de un grupo de países, liderados por Austria y Francia, amenaza con hacer inviable el acuerdo.

Argumentan que el pacto socava los objetivos climáticos de la UE. Bruselas, que no quiere perder su posición estratégica en la región, discutió este jueves con los 27 miembros del bloque posibles soluciones a esta crisis, que fuentes familiarizadas con el asunto consideran impracticable hasta después de las elecciones francesas de 2022.

Bruselas sostuvo este jueves una reunión informal con los secretarios de comercio de la UE para buscar soluciones al estancamiento en el proceso de ratificación del acuerdo con los países del Mercosur (Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay), que da a las empresas europeas acceso a un mercado de 260 millones de consumidores.

La reunión se produjo después del duro golpe de Austria a las esperanzas de que la presidencia de la UE (que permanece en Portugal este semestre) tuviera que resolver el impasse.

El gobierno austriaco, formado por el Partido Popular y los Verdes, pidió a Portugal que rechazara el acuerdo, por considerar que agravará el proceso de deforestación en la región amazónica.

En una carta al gobierno portugués, Viena afirmó que «el acuerdo con Mercosur es contrario a nuestros esfuerzos por responder a la crisis económica de una manera compatible con las ambiciones y compromisos ambientales y climáticos, no construyendo un sistema económico más resiliente». El gobierno austriaco teme una decisión de Portugal a favor de la ratificación, porque en el programa de la presidencia portuguesa del Consejo de la UE el país enfatiza «el interés estratégico» de concluir el acuerdo con Mercosur. Por eso pide que la votación se lleve a cabo de forma abierta «y sin maniobras políticas».

Austria se adhirió a las tesis francesas, que el pasado verano se valieron de un estudio encargado por un grupo de expertos que, con el fin de exigir más garantías al Mercosur de que cumplirían todos los requisitos sanitarios y medioambientales.

 

Holanda y Bélgica expresan miedo

Según fuentes diplomáticas, Holanda, Irlanda y Bélgica también expresaron sus temores en la reunión del jueves. En este encuentro, Alemania apostó por el «sí», aunque esa posición sigue liderada por España, Portugal y los países nórdicos, especialmente Suecia.

Bruselas quiere encontrar la forma de evitar el fin del acuerdo, que dejaría en bandeja este enorme mercado a China, que lleva mucho tiempo llamando a la puerta de la región.

El vicepresidente ejecutivo y director de Comercio, Valdis Dombrovskis, declaró recientemente que la UE está «en contacto con las autoridades del Mercosur para discutir compromisos adicionales que puedan hacer para aliviar estas preocupaciones».

La Comisión estaba pensando en una declaración política para acompañar al tratado, en la que los cuatro países del Mercosur se comprometerían a redoblar sus esfuerzos para cumplir con el Acuerdo de París.

Austria, sin embargo, no tiene la intención de facilitar, y antes de la reunión del jueves anticipó los posibles escenarios que está considerando Bruselas. «Nuestro rechazo también se refiere a posibles intentos de llegar a una decisión mediante una declaración conjunta o un protocolo adjunto al acuerdo», dice la carta enviada desde Viena al primer ministro portugués, António Costa.

La posición austriaca supuso que Bruselas pusiera sobre la mesa todas las opciones posibles, aunque las fuentes no creen que sea factible reabrir un acuerdo alcanzado tras 20 años de arduas negociaciones.

Mercosur impaciente por la demora
Además, el pacto también debe ser aceptado por los países del Mercosur, que se impacientan con la espera. En una entrevista con el Financial Times, el ministro portugués de Asuntos Exteriores, Augusto Santos Silva, advirtió que el callejón sin salida del proceso de ratificación pone en peligro la «credibilidad» de la UE como socio comercial.

Desde su firma en junio de 2019, el acuerdo ha sido objeto de una intensa campaña en su contra por parte de organizaciones medioambientales. Creen que el pacto solo favorecerá la política dañina del presidente brasileño Jair Bolsonaro contra la Amazonía.

Sin embargo, algunos socios creen que hay países que ondean la bandera del ambientalismo para ocultar la del proteccionismo.

En la reunión del jueves, algunos miembros también plantearon los efectos que el pacto puede tener sobre la ganadería. Sin embargo, la Comisión tiene razones fundadas. El pacto reduce los aranceles por una cantidad de hasta 99 mil toneladas de carne vacuna. La UE importa ahora alrededor de 200.000 toneladas, y la Comisión cree que tal recorte no significaría un aumento de las compras. Además, el Ejecutivo comunitario señala que gran parte de la carne de vacuno que se importa no proviene de Brasil.

China de olho

A assinatura do acordo em 2019 permitiu a Bruxelas erguer o peito e se estabelecer como o bastião do livre comércio em um mundo ameaçado pelas políticas protecionistas de Donald Trump. Agora, porém, ele teme que os países do Mercosul busquem outros parceiros.

“China e Reino Unido estão batendo na porta do Mercosul. Não é possível que a questões nacionais de países ponham em risco as necessidades geoestratégicas da Europa do futuro ”, afirma Jordi Cañas, deputado do partido Ciudadanos e coordenador da bancada parlamentar Renovar para a América Latina.

Bruxelas também acredita que o Brasil será mais disciplinado com o Acordo de Paris dentro do Mercosul do que fora. No entanto, fontes da comunidade temem que todos esses esforços não sejam ouvidos devido ao calendário que se aproxima: eleições iminentes na Holanda, eleições regionais na França em junho próximo e eleições federais na Alemanha em setembro.

E ainda por cima há as eleições presidenciais francesas em maio de 2022, ano em que Bolsonaro também terá de enfrentar as urnas.

_________________________________________________________________________________________________________

A vantagem competitiva do Brasil é ser uma potência ambiental | ESG #017

Marina Grossi, presidente do Conselho Brasileiro para o Desenvolvimento Sustentável, e Henrique Luz, assessor técnico para a área de biodiversidade, explicam por que a conservação das florestas brasileiras traz um diferencial competitivo para as empresas nacionais.

Fuentes BR,Fuentes BR